Ortodoncia infantil

Asegura su sonrisa en el futuro

La boca de un niño está en continuo desarrollo. Asegurar que tenga el suficiente espacio para que los dientes crezcan sanos y alineados es fundamental para lograr en su etapa adulta, de manera natural y casi sin esfuerzo, una sonrisa amplia, armónica y bonita.. Y todo ello, es esencial lograrlo con la máxima colaboración del menor.

Branz es la clínica de ortodoncia preferida de los niños, porque sabemos como piensan y les proponemos juegos y aventuras diferentes en cada una de sus visitas. Y también la clínica preferida de sus padres, por la calidad de nuestros tratamientos y profesionales, con expertos en ortodoncia a nivel nacional como el Dr. Carlos B. Raga. Ven a conocernos, te aseguramos que no has visto otra clinica dental igual. 

Asegura su sonrisa en el futuro

La boca de un niño está en continuo desarrollo. Asegurar que tenga el suficiente espacio para que los dientes crezcan sanos y alineados es fundamental para lograr en su etapa adulta, de manera natural y casi sin esfuerzo, una sonrisa amplia, armónica y bonita.. Y todo ello, es esencial lograrlo con la máxima colaboración del menor.

Branz es la clínica de ortodoncia preferida de los niños, porque sabemos como piensan y les proponemos juegos y aventuras diferentes en cada una de sus visitas. Y también la clínica preferida de sus padres, por la calidad de nuestros tratamientos y profesionales, con expertos en ortodoncia a nivel nacional como el Dr. Carlos B. Raga. Ven a conocernos, te aseguramos que no has visto otra clinica dental igual.

¿a QUÉ EDAD DEBO LLEVAR A MI HIJO AL ORTODONCISTA?

Ortodoncia y ortopedia en edad temprana, claves para el futuro de su sonrisa

Muchos padres nos preguntan si es necesario acudir al ortodoncista con su hijo pequeño. Total, sus dientes son de leche y se van a caer, ¿no?. 

Pero sí, es muy importante. Las principales Asociaciones dentales a nivel mundial recomiendan que la primera visita de un niño al ortodoncista antes de los 7 años, y a ser posible entre los 4 y los 6.

El motivo es muy simple. A esa edad el paladar aún no está soldado, por lo que será entonces cuando nos resultará más sencillo y efectivo obrar los cambios estructurales en su boca para dotar de espacio a los dientes definitivos y asegurarles una sonrisa amplia y bien formada cuando sean adolescentes y adultos, que es cuando el paladar ya estará formado y cualquier problema que requiera de ortodoncia necesitará de tratamientos más largos, costosos y problemáticos.

Para evitar esto, en Branz aplicamos los últimos tratamientos en ortodoncia y ortopedia en edad temprana:

ORTOPEDIA EN EDAD TEMPRANA

La ortopedia busca obrar los cambios estructurales en la boca para lograr un correcto crecimiento óseo en la misma, favoreciendo una cbuena relación entre el hueso maxilar y la mandíbula y dotando con ello a la boca del espacio necesario para que los dientes puedan erupcionar adecuadamente, evitando apiñamientos y malposiciones dentarias.

Se trata habitualmente con aparatos removibles -los clásicos aparatos del paladar- que mediante fuerzas biológicas actúan sobre los huesos y músculos faciales, ensanchando la boca y mejorando además funciones básicas como la respiración, la masticación, la deglución o el lenguaje. 

ORTODONCIA EN EDAD TEMPRANA

La ortodoncia actúa únicamente sobre los dientes. Mediante aparatos fijos -y actualmente también férulas removibles- que generan fuerzas mecánicas capaces de desplazar las piezas dentales a una posición correcta, se encarga de reposicionar y alinear los dientes mejorando tanto la función como la estética de la boca.

Es importante destacar que aunque los dientes de leche sean provisionales y acaben cayendo, ejercen de guía para los dientes definitivos. Por tanto, actuar sobre los dientes de leche alineándolos y permitiendoles crecer en el lugar correcto tendrá una enorme influencia en la forma y disposición de los dientes definitivos, evitando o simplificando sobremanera cualquier tratamiento de ortodoncia en la adolescencia o la edad adulta.

ortopedia + ortodoncia

La ortopedia y la ortodoncia son dos tratamientos diferentes pero tan íntimamente relacionados -especialmente en edades tempranas- que habitualmente se los confunde.

En Branz combinamos los tratamientos de ortopedia y ortodoncia en edad temprana para poder adaptar, de manera sencilla, rápida y cómoda para los niños, su boca para cuando sean adultos.

VENTAJAS DE LA ORTODONCIA EN EDAD TEMPRANA

Previniendo tratamientos más largos, molestos y caros en la adolescencia

Modelaremos sus huesos faciales, mejorando la armonía de la cara.

Corregiremos y evitaremos malos hábitos infantiles, como dientes salidos por chuparse el dedo

Crearemos el espacio necesario para todos los dientes, evitando apiñamientos o malposiciones.

Mejoraremos el crecimiento facial logrando una mejor estética.

Reduciremos los tratamientos agresivos cuando sean adolescentes y adultos.

Evitaremos extracciones innecesarias por falta de espacio.

Reduciremos los plazos de tratamiento en adolescentes y adultos.

Modelaremos sus huesos faciales, mejorando la armonía de la cara.

Corregiremos y evitaremos malos hábitos infantiles, como dientes salidos por chuparse el dedo

Crearemos el espacio necesario para todos los dientes, evitando apiñamientos o malposiciones.

Mejoraremos el crecimiento facial logrando una mejor estética.

Reduciremos los tratamientos agresivos cuando sean adolescentes y adultos.

Evitaremos extracciones innecesarias por falta de espacio.

Reduciremos los plazos de tratamiento en adolescentes y adultos.

preguntas frecuentes

Lo que más preocupa a los papás y mamás

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE REALIZAR UN TRATAMIENTO DE ORTODONCIA?

A nivel de salud, un apiñamiento o malposición dentaria puede dificultar un buen cepillado y la correcta higiene bucal, dando lugar a la aparición de sarro, caries e incluso la pérdida de piezas dentales.

A nivel funcional, una mala oclusión impide una masticación adecuada y por tanto la correcta formación del bolo alimenticio, que al pasar al estómago puede generar problemas gastrointestinales a medio y largo plazo.. Además, al alterarse las fuerzas que se usan en la masticación, las encías, músculos y articulaciones de la boca sufren pudiendo ocasionar dolores en la articulación de la boca, de cabeza y ¡hasta de espalda!

A nivel psicológico, y de cara a la adolescencia y a la etapa adulta, una boca poco simétrica y estética puede generar pérdida de autoconfianza y repercutir negativamente tanto en las relaciones sociales como profesionales.

¿POR QUÉ UN ESPECIALISTA EN ORTODONCIA?

La ortodoncia es la especialidad bucodental más relacionada con el crecimiento y el resto del cuerpo. Un especialista en ortodoncia presentará una visión global de las necesidades bucodentales de un niño de cara a conseguir a partir de su etapa adulta una boca sana, armónica y estética.

Así, el especialista en ortodoncia no solo se ocupará de los dientes de tu hijo, sino de todas las partes que forman su boca, desde los huesos, paladar y músculos hasta las encías y dientes, solucionando e incluso anticipándose a cualquier problema de apiñamiento, mala oclusión e incluso malos hábitos bucodentales.

Además, muchos padres creen erróneamente que la edad ideal para iniciar un tratamiento de ortodoncia es a los 12-13 años, cuando ya tienen sus dientes definitivos. Este planteamiento es erróneo. Los dientes de leche son fundamentales como guía para la erupción de los definitivos. El especialista en ortodoncia, por su formación, es el más indicado para informar a sus padres sobre las necesidades de su hijo de cara a lograr una sonrisa bonita y sana en el futuro.

MI HIJO PEQUEÑO MUERDE MAL, ¿QUÉ HAGO?

Muchos padres observan que sus hijos, especialmente a partir de los 5 años, muerden de lado (mordida cruzada) o con los dientes inferiores por delante de los superiores (mordida de clase III). Esta mala oclusión, a la que en ocasiones no damos la importancia adecuada, es importante tratarla cuanto antes, cuando el paladar del niño aún no se ha soldado.

Mordida cruzada en paciente de 5 años

Mordida Clase III (mandíbula adelantada). Paciente de 5 años.

Este tipo de oclusión debe solucionarse con ortodoncia y ortopedia, pues implica una corrección ósea mediante aparatos, generalmente para hacer el paladar más grande en los tres planos del espacio: ancho, largo y alto, mediante aparatos.

Se trata de un problema que no se solucionará por si solo con el tiempo, sino que presenta una mala evolución a largo plazo. En cambio, si se trata a tiempo nos permitirá corregir de forma precoz la maloclusión dental del niño y garantizar que su crecimiento bucodental se desarrollará con normalidad.

A MI HIJO NO LE SALEN LOS DIENTES, ¿ES NORMAL?

A menudo los padres se preocupan cuando ven que los amiguitos o compañeros de clas de sus hijos ya tienen los dientes definitivos y su hijo todavía no. En función de la edad pueden haber diferentes causas, pero el ortodoncista será siempre el profesional mejor preparado para responder a esa pregunta.

Si tu hijo tiene hasta 6 años pero de pequeño los dientes le salieron tarde, podría ser simplemente que su crecimiento bucodental y la erupción de los dientes definitivos sea más lentos que en otros niños de la misma edad. Pero también puede ocurrir que los dientes definitivos tarden en salir porque no tienen suficiente espacio en la boca, y que si los dientes de leche tardan en caer los definitivos salgan por detrás. En cualquier caso, una cita con el ortodoncista sería esencial para conocer el motivo.

En cambio, si tu hijo tiene ya 7 u 8 años, debería tener ya las cuatro muelas definitivas correctamente erupcionadas y posicionadas. Por algo se les llama “muelas de los 6 años”. También debería tener los 8 incisivos permanentes (tanto los cuatro dientes de delante de arriba como los de abajo). Si alguna de estas piezas dentales no hubiera salido a esa edad es probablemente porque no ha encontrado el esapcio suficiente para hacerlo y sería importante iniciar un tratamiento de ortodoncia+odontopediatría para generar ese espacio.

mi hijo tiene el paladar muy estrecho, ¿le saldrán los dientes?

Esta pregunta es muy importante saber responderla a tiempo, pues de ello dependerá la sonrisa de tu hijo en el futuro, y la dificultad del tratamiento para asegurársela.

Si no se trata este problema hasta los 12 años de edad, que el paladar ya está soldado y es mucho más complicado obrar cambios en sus estructura y darle a la boca la amplitud necesaria para la erupción de todos los dientes, el tratamiento de ortodoncia que habrá que aplicar en su preadolescendia o adolescencia será más largo, molesto y complicado que de haberlo tratado en la niñez, y puede requerir incluso de la extracción de algún diente que de otro modo podríamos haber evitado.

Por contra, tratar este problema cuando tu hijo aún es un niño -entre los 6 y los 10 años-, cuando el paladar aún se ha soldado y se puede trabajar sobre él con comidad, será mucho más fácil y conseguiremos ese espacio para la correcta erupción de todos los dientes. Así, siempre que la edad del niño lo permita, corregiremos el paladar estrecho con un aparato fijo, que solo requiere de un par de días de adaptación y permitirá evitar muchísimos problemas en el futuro.

Paladar Estrecho.

Mismo paladar tras un tratamiento de Ortopedia.

MI HIJO SE CHUPA EL DEDO/RESPIRA POR LA BOCA, ¿LE PUEDE PASAR ALGO?

Muchos padres ni se imaginan que determinados hábitos en un niño pequeño pueden generar consecuencias importantes en su salud e incluso en la correcta funcionalidad de su boca en un futuro. Son hábitos a los que tendemos a no dar demasiada importancia (¿qué niño no se chupa el dedo?, por ejemplo), pero que es conveniente tener controlados.

Hablamos por ejemplo de hábitos como la respiración bucal (respirar habitualmente por la boca en lugar de por la nariz), la interposición labial (tender a colocar los dientes superiores por encima del labio inferior), o la deglución atípica (la lengua es un músculo muy fuerte y colocarla hacia adelante al tragar presionando los dientes puede “echarlos” hacia adelante). O, como hemos dicho, la succión digital o chuparse el dedo durante más años o con más fuerza de lo necesario, que puede afectar no solo a la posición de los dientes sino a que se deforme el paladar.

Todos estos son hábitos que pueden afectar a la mordida, alterar seriamente la posición de los dientes o del paladar e incluso descompensar la postura corporal de los niños, por lo que es muy importante tenerlos controlados a través de un especialista, que será capaz de prevenir dichos hábitos y ponerles solución antes de que sea demasiado tarde.

Maloclusión por succión digital (chuparse el dedo).

Maloclusión por deglución atípica (la lengua empuja los dientes hacia fuera).

MI HIJO TIENE LOS DIENTES MUY HACIA ADELANTE, ¿QUÉ NECESITA?

Si los dientes superiores están por delante de los inferiores, el problema puede estar en la posición y la relación del hueso maxilar (la arcada superior) y la mandíbula (la arcada inferior). Tener los maxilares en su posición correcta es muy importante, y este es un problema que si se trata en la niñez puede evitar tratamientos muy complejos (incluso cirugías) más adelante.

Así, una mandíbula inferior atrasada respecto al maxilar puede provocar problemas a la hora de masticar o de hablar correctamente, y un hueso maxilar superior demasiado prominente puede provocar, además de estos problemas, la pérdida de piezas dentales. En cualquiera de estos casos el procedimiento será el mismo: siempre que se pueda usar aparatos de ortopedia infantil, con una adaptación rápida por parte del niño, para corregir la estructura ósea alterada.

Por contra y como hemos comentado en la pregunta anterior, si el problema es solo dental (la relación entre maxilar y mandíbula es correcta, pero los dientes “apuntan hacia afuera”), puede deberse a malos hábitos como interposición labial (poner los dientes superiores por encima del labio inferior), deglución atípica (empujar con la lengua al tratar) o succión digital (chuparse el dedo más tiempo del necesario). En estos casos, bastará con un tratamiento de ortodoncia para devolver los dientes a su posición natural. 

Mordida Clase II. El maxilar superior está demasiado hacia delante.

Mordida Clase III. La mandíbula está adelantada respecto al maxilar.

¿POR QUÉ NO MUERDE CORRECTAMENTE MI HIJO?

La maloclusión puede tener infinidad de causas, pero las consecuencias de todas ellas pueden afectar no solo a la alineación de los dientes, sino también (y mucho más importante) al desarrollo facial, la masticación, el lenguaje o sus relaciones sociales.

La mayoría de las maloclusiones suelen ser hereditarias, y pueden tener muchas manifestaciones. Desde apiñamientos por falta de espacio en la boca, excesivo espacio entre los dientes, agenesias (que no erupcione el diente definitivo porque no hay germen creado y el niño conserve siempre el diente de leche), dientes supernumerarios (tener más dientes de los que toca, problemas mandibulares como mordida cruzada, mordida abierta, mentón adelantado al maxilar, etc…

Luego, también hay otras maloclusiones no hereditarias, que son provocadas por el propio niño de manera inconsciente como consecuencia de usar el chupete demasiado tiempo, de chuparse los dedos, respirar siempre por la boca, o incluso un traumatismo, alguna enfermedad o la pérdida prematura de dientes.

En todos los casos el ortodoncista será el profesional específico para solucionar los problemas de mordida del niño y prevenir los problemas que se puedan derivar en un futuro.

MI HIJO YA ES ADOLESCENTE, ¿NECESITA ORTODONCIA?

Que insistamos en que es muy importante tratar los problemas de mordida de un niño cuando aún es pequeño no implica que no se puedan solucionar a partir de los 12 años, cuando la mayoría de los niños ya tienen erupcionadas todas las piezas dentales permanentes.

Incluso puede darse el caso de que aún habiendo tenido un tratamiento de ortopedia en la niñez, los dientes definitivos necesiten alguna corrección. No obstante en estos casos, como hemos hecho ya lo más complicado (corregir cualquier alteración estructural de la boca) en la niñez, se tratará de tratamientos más eficaces, cortos, sencillos, cómodos y económicos que si esperamos a llevar al niño al ortodoncista por primera vez a partir de los 12 años.

En cualquier caso, si tu hijo de 12 años en adelante necesita ortodoncia, existen hoy en día infinidad de tratamientos que se pueden adaptar tanto a su problema de mordida como a las necesidades del niño, ya sea con aparatos fijos (brackets), que cada vez son más eficaces y estéticos, o incluso removibles y casi imperceptibles (Invisalign).

¿No has encontrado la respuesta que buscabas? Pregúntanos, ¡siempre respondemos!

Consentimiento

10 + 6 =

EQUIPO DE ORTODONCIA

¡Tenemos un especialista para cada boca, edad o necesidad!

Toña

Coordinadora
Ortodoncia

Adolescentes y adultos.

Andrea

Especialista
1ª fase de Ortodoncia

Desde los 5 años hasta los 11 años.

Estefanía

Especialista
1ª fase de Ortodoncia

Desde los 5 años hasta los 11 años.

¡¡Algunos de nuestros momentos díver con nuestros ortodoncistas!! 

 

VENTAJAS DE SER DE BRANZ

¡Porque el paciente es siempre lo más importante!

 

Ortodoncia TODOS los días

¡Olvídate de cuadrar agenda con tu ortodoncista!

Urgencias cualquier día de la semana

¿Un problema con tu tratamiento? ¡No esperes más!

Clinica sin dolor

¡Di adiós al miedo al dentista con nuestra sedación consciente!

Primera visita gratuita y sin compromiso

Queremos que veas lo que podemos hacer por ti. ¡Te enamorarás!

Facilidades de pago

Pregunta por nuestras opciones de financiación…

Miles de pacientes satisfechos

Compara opiniones, ¡te convencerás!

Un equipo entero de odontopediatría

¡Tus hijos, en ningún sitio como aquí!

Teléfono de empergencias 24 horas

¡Incluso en fin de semana o fuera de horario!

Primera vez en Branz

Si traes a tu hijo a una primera revisión con nosotros, comprobarás que no has visto una clínica dental igual que Branz. A tu hijo le espera una experiencia única y divertida. Y tú, como padre o madre descubrirás la tranquilidad de tener a una persona dedicada completamente a ti y a tu hijo.

Esta persona será la encargada de enseñaros todo el centro y de realizar la primera revisión. En ese mismo día, con ayuda de unas fotografías y de una radiografía, se valorará la necesidad o no de un tratamiento ortodóncico / ortopédico, dependiendo de la edad del niño.

Una vez tu hijo comience su tratamiento en Branz Ortodoncia, se le asignará la persona que le revisará durante todo su tratamiento de principio a fin, estableciéndose un vínculo personal entre ambos. De este modo tanto tú como tu hijo ganaréis en tranquilidad y confianza. Él divirtiéndose mientras cuidamos su boca. Tu con la garantía de que su salud está en buenas manos. 

¿TE QUEDA ALGUNA DUDA?

 

 

CONTaCTA CON NOSOTROS

¡TE ASESORAMOS!

Consentimiento

2 + 15 =

O ven a conocernos

+34 960 64 34 63

Avda. Vicente Mortes Alfonso 68 - Paterna

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies
WhatsApp chat